Google y el derecho al olvido

logoGoogleEl Tribunal de Justicia de la UE dictaminó la semana pasada que pedir a los buscadores que eliminen información legal “equivaldría a una censura del contenido publicado”. Pero, ¿qué pasa si la persona a la que hace referencia ese contenido pide explícitamente su eliminación? El caso en cuestión es algo lioso, y se remonta al año 2010, cuando aparecen publicados en los resultados de búsqueda de Google los vínculos a un anuncio publicado en La Vanguardia de una subasta de inmuebles relacionada con un embargo por deudas a la Seguridad Social.

La persona responsable de este impago descubre que su nombre está vinculado a este tema en la red y pide legalmente a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y a Google que lo elimine, dado que el tema ya está resuelto y no quiere que quede constancia virtual. La AEPD deniega la petición al considerar que la publicación de los datos en cuestión tenía justificación legal; pero decide emprender acciones contra Google España y Google Internacional para que elimine dicha información.

Google no hace caso y recurre ante la Audiencia Nacional este y otros casos similares, alegando que es la fuente original de la información, en este caso la AEPD,  quien debe corregirla y que obligarle a suprimir los datos es un atentando contra la libertad de expresión. El caso acaba en el Tribunal de Justicia de la UE, cuyo abogado general acaba de afirmar que el buscador no es el responsable del trato de los datos contenidos en los sites que procesa, y que la normativa europea “no establece ningún ‘derecho al olvido’ generalizado”. Entonces, ¿el problema es de Google o de la normativa de la UE? De momento parece que es del ciudadano.

La UE prepara en la actualidad una normativa de protección de datos que sí incluye el derecho al olvido y que se comenzará a aplicar de aquí a 5 años, cuando muy probablemente internet vaya por otro camino diferente al actual. ¿Hasta que punto es uno dueño de su intimidad en la red? ¿Quien protege los derechos de los ciudadanos que ni siquiera tienen control sobre lo que se dice de ellos?

La privacidad en la red es un tema MUY delicado. No es tan sólo lo que uno publica, sino lo que otros publican de ti, y el hecho de no tener control sobre ello. ¿Es Google como una revista de cotilleos que no permite a los ciudadanos mantener la privacidad, o simplemente una plataforma que soporta lo que los demás, sean organismos públicos o simples ciudadanos, muestran? ¿Quien tiene realmente la culpa: quien publica, el medio a través del que lo hace, o el legislador que no protege bien los derechos de los ciudadanos?

Sea quien fuere, lo cierto es que hay que tener mucho cuidado con lo que se hace público en la internet, porque la red, ni perdona, ni olvida. Al menos, de momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s