La ética de las imágenes en periodismo

Imagen de AbcFotoVideo
Imagen de AbcFotoVideo

Las imágenes tienen una fuerza expresiva que complementa y supera en ocasiones a la del propio texto. Lo digo como periodista y perpetua amante de la escritura. La inmediatez y el poder de comunicación de este recurso está fuera de duda. Cada vez que ocurre un hecho impactante, los medios se apoyan en ellas para transmitir lo que ha sucedido. Conflictos y eventos varios, alegrías y desgracias. A menudo las letras acompañan a las imágenes, y aunque las imágenes se usaban inicialmente para reforzar el texto, ya no se sabe muy bien qué complementa a qué.

El pasado miércoles tuvo lugar el accidente ferroviario en Galicia en el que fallecieron cerca de 80 personas. Un incidente que pocos olvidaremos. Los medios narraron el suceso y a medida que pasaban las horas transcurridas tras el accidente surgían imágenes cada vez más demoledoras y realistas de cómo había ocurrido todo, de la actuación de los servicios de rescate y de la realidad que estaba aconteciendo en el lugar. Han sido muchas las televisiones y diarios que han emitido o publicado imágenes del suceso. Todas ellas tienen contenido informativo, es algo que no pongo en duda. Pero es cierto que algunas de estas imágenes también generan polémica y hieren la sensibilidad de aquellos que las observan, y en cierto modo, la dignidad de las víctimas y sus familiares. ¿Hasta qué punto es necesario difundir imágenes de cuerpos sin vida?

Los medios seleccionan las imágenes que emiten o publican. La mayoría de ellos buscan el equilibrio entre la información y la emotividad, y entre el respeto a las víctimas y a sus familiares. Detrás de los medios también hay personas. Es cierto que a parte de informar, tienen que ganar la batalla con otros medios y decir algo que atrape a la audiencia. Pero a la vez, el público también tiene ‘curiosidad’. Una curiosidad ‘humana’ por saber más de lo que ha pasado, que se identifica con lo que le dicen los diarios, canales de televisión y de radio.

Tomàs Delclós, defensor del lector de El País, escribió una carta el jueves en respuesta a varias quejas de los lectores sobre las imágenes que se estaban publicando en este diario, en especial la de portada. En esta carta Delclós comentaba que “en una tragedia con más de 70 personas fallecidas, las imágenes inevitablemente reflejan situaciones dolorosas y la foto de portada, por encima de otras lecturas, subraya una escena de auxilio y solidaridad sin afectar a la dignidad de sus protagonistas”.

Puede que sean los medios, la curiosidad de la audiencia o la proximidad de lo acontecido lo que genera esta expectación y polémica en torno a lo sucedido, y a su cobertura informativa. Pero quizás la crudeza de las imágenes no debería escudarse únicamente en la libertad de información.

Anuncios

Un comentario en “La ética de las imágenes en periodismo

  1. Totalmente de acuerdo con el artículo, una cosa es informar que para eso están los medios de comunicación y otra cosa muy distinta es juzgar. Ahí periodistas o comentaristas que desde el día de autos son auténticos especialistas en sistemas de frenado o como guiar un tren, por poner un ejemplo. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s